..Notas


COMO SE DISCRIMINA A LAS MUJERES QUE ADOPTAN 
Las madres no son todas iguales

Un juez advirtió sobre la desprotección que sufren las madres adoptivas y señaló el vacío legal. Un proyecto propone modificarlo.

 

Por Mariana Carbajal

 Un juez alertó al Congreso sobre la desprotección que sufren las madres adoptivas en materia laboral y propuso la modificación de la legislación para que gocen de los mismos derechos que la mujer embarazada. La inquietud del magistrado, que dejó en evidencia un vacío legal, surgió a partir de la denuncia en tribunales de Mónica Graciela Trípodi, una psicóloga de 47 años, que padeció la discriminación en carne propia. Cuando recibió en guarda una beba recién nacida, le negaron la licencia por maternidad, y luego la echaron de su trabajo sin pagarle la indemnización que le corresponde por despido a una mujer que acaba de dar a luz. Su caso no es aislado. “El problema es que la propia Ley de Contrato de Trabajo es discriminatoria. Las mujeres que adoptan no tienen cómo defenderse”, observó Trípodi ante Página/12. Para cambiar esta situación, el diputado Carlos Raimundi (Alianza) acaba de presentar un proyecto de ley que equipara la protección legal de la embarazada con la madre adoptante.
“La discriminación que sufre la madre que adopta es absurda e injustificada. La protección frente al despido no debe limitarse al embarazo y parto, ya que la adopción constituye sin lugar a dudas un medio, loable por cierto, de acceder a la maternidad”, señaló Raimundi. Hoy no es obligación del empleador, ni de la seguridad social, abonar la licencia por adopción, como ocurre en otros países (ver aparte), y queda a criterio del patrón otorgarla o no. 
A Graciela Trípodi se la negaron. La mujer recibió una beba por escritura pública (cuando regía la ley de adopción anterior) el 20 de setiembre de 1996. La niña tenía dos días de vida y su madre adoptante hacía 18 años que trabajaba en el Instituto ERNA, adscripto a la Dirección General de Enseñanza de Gestión Privada. Se trata de un centro dedicado a la atención y escolaridad de niños atípicos, del barrio porteño de Palermo. “Como el Estatuto del Docente contempla expresamente el otorgamiento de una licencia de 120 días en casos de adopción, comuniqué en el Instituto que empezaría a tomarla. Me respondieron que no me correspondía hasta la sentencia judicial de adopción. Pero en Supervisión Escolar me habían dicho que sí”, recordó la psicóloga. A pesar de la negativa patronal, Graciela comenzó con la licencia. Pero recibió en su domicilio del partido de Olivos un telegrama de despido por “abandono de cargo”. 
Entonces, presentó en la Justicia una denuncia de despido por causa de adopción. El caso quedó en manos del juez del Trabajo Nº 62 de la Capital Federal, Miguel Angel Mazza. En un fallo reciente, el magistrado señaló no tener “la menor duda de que el despido ha sido discriminatorio”. Sin embargo, no hizo lugar al reclamo de una indemnización agravada, ante la falta de una legislación laboral que proteja a la madre adoptante en estos casos. “Siento el dolor moral de aplicar la dura y fría letra de la ley”, se disculpó Mazza. Trípodi apeló el fallo y todavía no hubo una definición de la Cámara de Apelaciones.
El juez Mazza no se limitó a rechazar el pedido de la madre adoptante. En su sentencia, cuestionó el vacío legal. “El Congreso de la Nación debería revisar este caso y brindar tutela también a la madre adoptante, reglamentando la situación ya que el maravilloso fenómeno femenino de la ‘maternidad’ no merece, por parte del legislador, distinciones según que la maternidad se logre por la vía biológica del embarazo y parto o por la emocional y jurídica de la adopción”, opinó. Por eso, el magistrado envió la sentencia a la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados para que se analice “la posibilidad de legislar para cubrir esta situación de injustificada desprotección”.
El caso fue tomado por el diputado Raimundi. Su proyecto extiende a la madre adoptante la protección de la mujer embarazada, que hoy tiene derecho a una licencia paga de 90 días, y al estado de excedencia, esto es continuar por 3 o 6 meses por licencia no paga en caso de que ella lodecida. A su vez, si es echada de su trabajo durante un lapso de 7 meses y medio antes o después del parto, tiene derecho a una indemnización especial equivalente 12 sueldos, además de la que le correspondiere por cualquier despido. Una iniciativa similar está incluida en un proyecto de reforma laboral que presentó un año atrás en el Congreso el Movimiento de los Trabajadores Argentinos (MTA). “Debería cubrirse esta laguna legal cuanto antes y equiparar ambas situaciones. Hay que tener en cuenta que la reforma de trabajo, impulsada por el Gobierno, no la contempla”, consideró Héctor Recalde, titular de la Comisión de Derecho del Trabajo de la Asociación de Abogados de Buenos Aires y profesor de la UBA. 
Trípodi obtuvo la adopción plena de la niña el 23 de febrero de 1998. “Cuando me echaron me quedé sin trabajo y sin obra social, lo que significa desprotección para mi hija. Yo no estoy en la indigencia y pude pagarme una prepaga, pero muchas mujeres que son discriminadas y despedidas cuando adoptan, quedan desamparadas. Y lo más terrible es que la propia Ley de Contrato de Trabajo es la que las discrimina”, destacó la mujer. 

 

La ley en otros países

La licencia por adopción es un derecho del Primer Mundo. Generalmente comienza cuando el niño llega al hogar, y al eliminarse el descanso prenatal obligatorio concedido a las madres naturales, la duración total del beneficio puede ser menor. Según informó la oficina local de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en Dinamarca la licencia de adopción dura 14 semanas y en Finlandia 74 días, es decir, 4 semanas y 41 días menos, respectivamente, que para las parejas que cuidan a su propio hijo. En Francia, una empleada que recibe en guarda un niño con miras a adoptarlo tiene derecho a una licencia de 10 semanas como máximo contadas a partir de la fecha de la llegada del niño al hogar, de 22 semanas en caso de adopciones múltiples y de 18 semanas si con la adopción del menor el número de chicos en la familia se eleva a tres. En Australia, Finlandia, Islandia, Nueva Zelanda y en la ex República Yugoslava de Macedonia los padres gozan del derecho a obtener una licencia de adopción aunque ésta no es remunerada, del mismo modo que en Estados Unidos. 

LA EXPERIENCIA DE UNA PAREJA QUE ADOPTO
“La dejaban desamparada”

Por M.C.

”No está previsto en ningún lado que la mamá adoptante tenga los mismos derechos que la biológica”, se indigna Victorio Barbieri, de 36 años, empleado administrativo del Jockey Club. Pero recién conoció esa situación cuando el 13 de diciembre, un juez de Capital Federal les otorgó en guarda un varón de dos meses. “Cuando empecé a averiguar qué era lo que le correspondía a mi esposa, me di cuenta de que la legislación la dejaba completamente desamparada, sin licencia por maternidad. Si una madre biológica necesita un tiempo para adaptarse a amamantar y al llanto del bebé, es lógico que una mujer que adopta necesite incluso más para crear un vínculo con el niño”, dice, con la voz de la experiencia.
Ana, su esposa, de 35 años, trabaja como manicura y pedicura en una peluquería de Barrio Norte, donde vive la familia. Aunque la Ley de Contrato de Trabajo no contempla la licencia en casos de adopción, Ana encontró amparo en el convenio laboral de empleados de peluquería, que como otros sindicatos cubrieron el vacío legal. “Según el convenio, queda a criterio del empleador cuándo otorgar la licencia: con la guarda o la sentencia de adopción. A ella, finalmente se la dieron ahora, pero todo queda a criterio del empleador”, señaló Victorio. Un juicio por adopción suele extenderse entre seis meses y un año, lo que significa que si el patrón opta por la segunda opción, recién podrá gozar de la licencia por adopción luego de ese lapso. 
“A nosotros nos dieron el bebé en un juzgado de la Capital, pero lo habitual es que sea uno del interior del país, para lo cual hay que viajar tres o cuatro días por los trámites. Ninguna ley contempla una licencia para esos casos. Todo queda en manos del empleador”, agregó Victorio. Tampoco le dan a la madre adoptante la posibilidad de dar de mamar dos veces, durante media hora, durante el horario laboral. “Es ridículo. Aunque es cierto que la madre que adopta no amamanta, a la madre biológica que le da mamadera a su bebé sí le permiten esa licencia, que en algunos casos se convierte en una hora menos de trabajo por día. Deberían equipararse todos los derechos”, opinó la abogada Carmen González, presidenta de la Comisión de la Mujer de la Asociación de Abogados de Buenos Aires.

Entraido de: Diario Página 12


Adoptar Si.com © 2001
Todos los derechos Reservados
info@adoptarsi.com


 

 

..Comentar nota
Si desea dejar su opinión sobre esta nota tan solo complete el siguiente formulario. Para imprimir la nota presione el botón "imprimir página"
Nombre Personal
Dirección de E-Mail
Título de Nota

Comentarios

 

 

ENVIALE
ESTA NOTA A TU AMIGO


Tu nombre
E-mail de tu amigo
Comentario para tu amigo

 

 

 

 
Buscar Ver Ayuda Regresa a la pagina inicial